Be Yourself
August 27, 2021
Reaching Out to Others
September 4, 2021

Ser tú mismo

Aprender a ser uno mismo es todo un logro en un mundo donde hay tanta presión por ser alguien que no eres. Algunas personas se ven presionadas a ser de determinada manera porque quieren la aprobación de los demás. Otros intentan ser alguien que impresione, y así ser elogiados. Otros  intentan ser alguien más porque no les gusta quiénes son. Cualquiera sea la razón, cualquiera que no sea nuestro verdadero yo eventualmente nos traerá decepción.

Creo que el primer paso para ser uno  mismo es descubrir quién es Dios. ¿Cómo podría yo, la criatura, tener alguna idea de quién soy sin conocer a mi creador? Conocer a Dios cambia todo en mí. Me da valor tanto ahora como por la eternidad. Conocer a Dios me da un propósito porque Él ha ordenado mi camino. David escribió: “Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos” (Salmos 139: 13-16). Esas palabras describen el propósito y el valor que proviene de Dios.

El segundo desafío es aceptar quién eres. Esto es grande, y cambiará tu vida. Esto es lo que soy, y estoy agradecido por mis dones, y no tengo que envidiar a otro por los suyos. Hay cosas que no puedo hacer, pero me concentraré en las que sí puedo. Hay cosas que no puedo ser, pero me enfocaré en lo que sí puedo. Aceptarme a mi mismo me quita la rivalidad y me permite apreciar mi vida y la de las demás personas que Dios ha puesto en mi camino.

El paso final es ser quienes somos. Aquí está el desafío porque siempre habrá  razones para querer ser otra persona, pero estoy decidido a ser solo yo mismo. Esto incluye mi  trabajo, mi escuela, mi casa, y la iglesia; no perderé mi originalidad en ningún lugar.

Cuando descubrimos quién es Dios, nos aceptamos y determinamos ser nosotros mismos, tenemos una mayor posibilidad de disfrutar la vida, la familia y el ministerio. Tenemos la mejor oportunidad de inspirar a las personas con nuestra sinceridad. Aprender a aceptar que algunas personas no nos querrán es inevitable, pero si la mayoría. Dios estará satisfecho siempre que hayamos optado ser de la manera que Él nos hizo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *