Stand Tall
January 28, 2021
Stay Faithful
January 28, 2021

Estar de Pie

Mantenerse parado no es fácil, especialmente cuando puede costarte algo. En la carta a Timoteo, Pablo le insta a mantenerse erguido y ser valiente frente a la oposición. Timoteo estaba pastoreando en Éfeso; fue una tarea difícil. Allí había fuertes personalidades que se oponían a su liderazgo. Él no era Pablo con voluntad de hierro y personalidad de león. Timoteo era tímido y reservado, pero amaba a Dios. Pablo nunca menospreció a Timoteo, ni trató de convencerlo de que cambiara su personalidad. Lo aceptó como era. Sin embargo, el apóstol animó a Timoteo a no tener miedo, “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7).

El ejemplo de Pablo de mantenerse erguido se ve en su descripción de sí mismo como “prisionero”, es decir, ¡el prisionero del Señor! ‘ Estaba en Roma, en el calabozo de César, pero se veía a sí mismo como un prisionero de Cristo. Entonces, cuando le dijo a Timoteo que se mantuviera firme, Timoteo lo hizo.

Hay muchos lugares en los que debemos mantenernos firmes y no avergonzarnos de nuestra fe en Cristo, a pesar de lo que la gente piense de nosotros. Considera cuán poderoso es tu testimonio en el trabajo cuando te niegas a ser perezoso o deshonesto. Considera cuánto brilla tu luz cuando compartes con los demás tu propia historia del poder transformador de Cristo, que cambió tu vida. Te mantienes erguido cuando te niegas a siplemente pasar de largo de la persona que necesita tu ayuda. Aún así, mantenernos firmes en nuestra casa con las personas que mejor nos conocen puede ser lo más difícil de todo.

Creo que el área que nos da mayor credibilidad es nuestra autenticidad en nuestro hogar. ¿Refleja nuestra actitud el corazón de un siervo? ¿Estamos creciendo y madurando? ¿Cómo tratamos a los que amamos? ¿Estamos dispuestos a reconocer nuestras propias deficiencias? Si no lo estamos, entonces solo nos estamos engañando a nosotros mismos. Si somos siervos de Dios, Él nos ayudará y los que nos aman nos respetarán. El Evangelio produce el mayor impacto cuando se lo vive. ¡El que está de pie ante el mundo, primero se pone de pie en su propia casa!

Si realmente quieres crecer y madurar como un fiel seguidor de Cristo, entonces examina tu vida. ¿Qué fallas y debilidades te niegas a reconocer? ¿Qué comportamiento indignante tratas de justificar; de excusar? Una vez que hayas señalado las áreas que necesitan más trabajo, asúmelas sin echar culpas. Luego pídele a Dios que te de la perspectiva correcta para lidiar con tus faltas. Hacer esto es solo el comienzo, pero es un paso en la dirección correcta. No importa qué tan bueno sea tu testimonio fuera del hogar; está vacío y no es válido si no tiene el respaldo de tu familia.

(Crianza con una visión a largo plazo) https://boydbrooks.com/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *